Font Size

Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

El buen samaritano

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Sample image

El pasado  martes 18 de octubre del presente año, vimos una noticia que conmovió a todo el mundo, donde un video de seguridad, en la calle de una ciudad de China, muestra cuando una niña de unos 12 años aproximadamente, es atropellada por un vehículo.

El cual de una forma inmisericorde  y ….,  bueno, disculpen, pero no hay palabras para describir… ; se va huyendo, dejando a la niña tirada en el piso mal herida, luego se ve en el video cuando pasan varias personas después, a pie y en moto, y lo que hacen es esquivar a la niña, dejándola tirada en el piso como a cualquier basura; Pero eso no es nada, para el colmo de los colmos, pasa por ultimo otro vehículo y vuelve y pasa por encima de la niña, provocándole más heridas; Hasta que una mujer, conmovida a misericordia, la rueda a un lado de la carretera y luego la traslada a un hospital, donde al final muere debido a la gravedad de las heridas.

Caso parecido a este, aparece escrito en la biblia, cuando nuestro Señor Jesucristo, le habla a un intérprete de la ley, el cual momentos antes se estaba justificando ante Él, diciendo prácticamente que estaba “Sobrado”, que merecía la vida eterna, porque cumplía los mandamientos de Dios y quizá no le hacía mal a nadie, en el capítulo 10 versículo 27 del libro de Lucas, cuando respondía a la pregunta de Jesús de ¿qué está escrito en la ley?, a lo que respondió el intérprete: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.

 Momentos en que Jesús en una forma muy sabia, le empieza a narrar una parábola titulada como “El buen samaritano”, donde pone como ejemplo a un señor que descendía de Jerusalén a Jericó,  y es robado y golpeado por bandidos, dejándolo gravemente herido. Tiempo después,  pasa por ese camino un sacerdote, luego un levita, lo miran y siguen de largo; pero finalmente pasa un Samaritano (Pueblo que era enemigo en esos momentos) pasa, y al verlo es movido a misericordia, se acerca, lo ayuda vendándole sus heridas y luego lo lleva a un mesón donde lo deja a cuidado del mesonero; Y ese Samaritano es Nuestro Señor JESUCRISTO, que vino a salvarnos y curar nuestras heridas, a pesar de no ser bien recibido.  

Amado amigo y hermano, en un mundo lleno de “PROGRESO Y MODERNISMO”, no dejemos que esto nos robe el amor y la misericordia por el prójimo, recordemos que fuimos creados a imagen de Dios y por tanto debemos amarnos unos con otros, así como Cristo nos ama, ¡ah¡ y no nos olvidemos: El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado, Santiago 4:17.

You are here